El Escarabajo

El escarabajo es la energía que limpia el camino en la noche o en la máxima oscuridad. Aquí nos referimos a que cuando una persona está pasando una época densa en su vida, a nivel personal o espiritual, éste tiene la capacidad de auto regeneración. Este símbolo nos ayuda a limpiar a través de su energía, preparando el lugar donde vamos a trasladarnos para hacer nuestro trabajo, cualquier lugar sagrado dentro del planeta, pudiendo trabajar con las diferentes energías y así poder realizar nuestro trabajo de aprendizaje, como para intervenir a través de las diferente energías del lugar donde hemos conectado.

En la parte posterior del chacra garganta, correspondiente al aspecto de la voluntad, el escarabajo también limpia cualquier energía negativa que nos esté obstruyendo el camino a través de la interferencia en la voluntad, intentando quitarnos fuerza vital.
El escarabajo está vinculado con el NETERUM Jepri, simboliza el que llega a ser o aquel que renace por sí mismo, de la raíz egipcia Jeper que significa nacer o existir. Así pues, simboliza la transformación constante de la existencia.

Con el paso del tiempo de convirtió en amuleto de vida y poder. El que lo portaba en vida tenía protección contra el mal, visible o invisible y recibía vida, poder y fuerza diariamente. El que lo portaba en la muerte, es decir, de acuerdo a los ritos funerarios, tenía la posibilidad de resucitar  y obtener la vida eterna. Así mismo, se empezó a emplear el escarabajo-corazón como un amuleto que se colocaba en la momia, el cual evitaba durante la ceremonia del pasaje del corazón que éste declarara contra su dueño. En la parte de abajo llevaban grabada una fórmula místico-religiosa, tomada del libro de los muertos.